Pestañas postizas para conseguir una mirada de infarto

Publicado en » Belleza
junio 28, 2022
A las: 9:30 AM

Con la llegada del calor, buscamos un look natural, sin apenas maquillaje. El estilo ‘clean look’ ha ganado mucha popularidad en las redes sociales y el maquillaje ligero, que apenas se note, pero que realce la belleza, es de los favoritos tanto para el día como para ocasiones más especiales.

Para conseguir este efecto, podemos recurrir a las pestañas postizas para pasar de ojos a ojazos, con una mirada enmarcada profunda y elegante. La ventaja que tienen frente a las máscaras de pestañas es que, si las colocamos bien, quedarán más naturales y podremos darle a nuestros ojos la estética que queramos con precisión.

Sin embargo, empezar en el mundo de la pestaña postiza no es sencillo y es normal que te pierdas entre tantas formas, tamaños, diseños y colores, pero no te preocupes. Para que sea todo más fácil, te hemos preparado una guía para que sepas usarlas como una profesional.

Cómo elegir las pestañas postizas

Para acertar, los expertos de Druni nos aconsejan adaptarlas a la forma de cada ojo y también al objetivo que se busque. Por ejemplo, si tus ojos son redondos, te favorecerán más las pestañas con los extremos más tupidos y más largos; mientras que si son rasgados, las pestañas con mayor espesor en el área central te irán ideal (aunque si buscas un efecto aún más rasgado, opta por las que tienen el extremo exterior más largo).

Las pestañas postizas también pueden ayudarnos a corregir la distancia entre los ojos, así que, si los tienes juntos las que tengan el extremo exterior más espeso y largo harán que parezcan que están más alejados. Por otro lado, si tus ojos están separados, las pestañas con un largo uniforme de extremo a extremo no harán que se distancien más.

Tipos de pestañas postizas

Dentro del mundo de las pestañas postizas podemos encontrar de tres tipos: naturales, sintéticas y magnéticas. Dependiendo de tu bolsillo y tu destreza a la hora de aplicarlas, deberás elegir entre una u otra.

Las magnéticas son ideales para principiantes, ya que solo hay que aplicar un ‘eyeliner’ especial que permitirá que los imanes que llevan las pestañas postizas se fijen sin esfuerzo y a la perfección a las naturales. Sin embargo, este delineador negro es visible, por lo que si buscas un maquillaje ‘no makeup’, puede que sea demasiado vistoso.

Las naturales provienen del pelo de otros animales y, como su propio nombre indica, quedan muy naturales, ya que su textura es muy similar a la de las pestañas propias. Se presentan en tiras largas, grupos más pequeños, e individuales. Su inconveniente es que no son veganas y su precio es bastante elevado.

Finalmente, las sintéticas son las más habituales, puesto que son más económicas, pero su acabado es más artificial. No obstante, cada vez se están consiguiendo que parezcan lo más natural posible, como las ‘faux mink’.

Por otro lado, también las podemos encontrar de varias longitudes, como las enteras, las media y las individuales. Las enteras son perfectas para cuando queramos potenciar el maquillaje de los ojos, ya que ayudarán a enmarcarlo y harán que parezcan más grandes.

Si lo que buscamos es un resultado natural, que se confundan con nuestras propias pestañas, las media pestaña (extremo exterior de las pestañas postizas) o las individuales son la solución.

Cómo ponerlas

Aunque tengamos las pestañas postizas más naturales del mundo, si fallamos en su aplicación, se notará que son falsas. Por este motivo, debemos tener cuidado y ponerlas con precisión. Para esto la práctica es imprescindible, pero te contamos como hacerlo para que te sea más fácil.

Lo primero que hay que hacer es aplicar el pegamento para pestañas postizas en la tira y sujétalas bien durante unos 30 segundos hasta que el pegamento se seque un poco. Importante, ¡no las soples! Al soplarlas para que se seque antes el pegamento, lo que estás haciendo es mandar bacterias y microorganismos a la pestaña, lo que te puede ocasionar alguna infección si entran en contacto con el ojo.

Una vez ha pasado el tiempo de espera, empezamos a ponerlas por la parte central y vamos con cuidando adaptando la pestaña a la curvatura de nuestro ojo, siempre a ras de pestañas.

Cuando ya estén pegadas, hay que integrarlas con las propias para que no se noten y aplicar un delineador en el párpado o un poco de máscara de pestañas para conseguir un mejor resultado.

Cómo quitarlas

La gran mayoría (por no decir todas) de las pestañas que hay actualmente en el mercado son reutilizables, por lo que, si queremos que nos duren mucho, debemos cuidarlas y esto empieza con su retirado.

Primero ablandamos el pegamento colocando limpiador de maquillaje o cualquier tipo de aceite en un disco de algodón y lo colocamos sobre el ojo durante unos segundos.

A continuación, quitamos las pestañas postizas con cuidado y limpia bien el resto del maquillaje para asegurarnos que no queda ningún rastro del pegamento o del ‘eyeliner’ magnético. Antes de guardar las pestañas postizas, debemos limpiarlas bien con agua tibia y dejarlas secar.

Por: Angélica Carmona/Imagen: Cortesia

Click en el icono y síguenos en las redes:

 

 

 

 

 

 

 


20minutos.es