Ir al contenido
Noticias de la Col, Cabimas, Maracaibo, Ciudad Ojeda, Lagunillas al dia y las 24 horas
Noticias de la Col, Cabimas, Maracaibo, Ciudad Ojeda, Lagunillas al dia y las 24 horas
link

Tecnología para reforestar Venezuela y en el mundo

|Con información de www.noticiascol.com
Imagen de la noticia: Tecnología para reforestar Venezuela y en el mundo
link

Desde hace tiempo, el cambio climático es una realidad que percibimos día a día y cuyos efectos se agravan con el paso del tiempo. Una de las soluciones para revertir este efecto en la que coinciden los expertos es la reforestación de los bosques con árboles nativos. Además de ser el hábitat de numerosas especies, los árboles son un importante aliado a la hora de absorber dióxido de carbono y liberar oxígeno a través de la fotosíntesis. A medida que los bosques se van restaurando, otros ecosistemas irán mejorando.

Reforestación en Venezuela

Venezuela es uno de los países más verdes del planeta, teniendo en cuenta que más de la mitad del territorio nacional está ocupado por bosques naturales. Sin embargo, la deforestación ha ido asolando los bosques del país en los últimos 100 años, con especial atención a los últimos 25, haciendo que haya alcanzado valores críticos, con casi 300.000 ha deforestadas cada año; por el contrario, se estima que la superficie reforestada desde 1960 es de apenas 650.000 ha en total.

Gracias a ciertas reformas en la legislación en los últimos años y a la iniciativa de diversas empresas y universidades, existe un ambicioso plan de reforestación de bosques hasta 2030 en varias zonas del país. El objetivo es lograr la reforestación de, aproximadamente, 1.250.000 ha de bosque en la década de 2020-2029. Sumando la reforestación de la década pasada, el total de ha reforestadas superaría 1.600.000 ha. A su vez, la reforestación industrial, cuyo fin es la obtención de materias primas como serrín, papel o cartón, ha conseguido repoblar más de 500.000 ha en todo el país.

Tecnología para la monitorización y gestión de la reforestación

El proceso de reforestación no es estándar, sino que se adapta en función de la zona, de las especies a plantar y del problema anterior que causó la deforestación. Para conseguir esto, los silvicultores y gestores forestales se apoyan en la siguiente tecnología.

Teledetección

La teledetección es muy útil a la hora de gestionar un activo forestal, pues permite tener una visión general de este. Dado que muchos bosques son extensos y tienen zonas de difícil acceso, la planificación previa antes de enviar gente al terreno elimina complicaciones innecesarias. La propia teledetección también sirve para comprobar los cambios en el terreno a lo largo del tiempo, confirmando que existe deforestación o que el plan de reforestación avanza según lo planeado.

Esta tecnología sirve como base en programas especializados de gestión forestal, como EOSDA Forest Monitoring. Además de poder visualizar el bosque con imágenes de satélite modernas e históricas, el programa cuenta con distintos índices de vegetación, como el NDVI, que son útiles para conocer características de los árboles y/o el suelo en aras de poder realizar un análisis más profundo de los datos. Por ejemplo, un valor bajo del NDVI puede indicar una sequía, mientras que las caídas abruptas en el valor del índice indican que hay algún problema, como tala ilegal, incendios forestales o tala descontrolada. Gracias a la tecnología incluida en EOSDA Forest Monitoring, se puede diferenciar el dosel del bosque de la vegetación del suelo y evaluar la calidad de cada uno.

Lea también:  Lo que pasó con el pago de la pensión del IVSS de febrero

Drones

Los drones son una de las tecnologías más usadas en la lucha contra el cambio climático. Los drones permiten controlar cientos de metros sobre el terreno sin tener que recorrerlo físicamente, lo que es ideal para monitorizar zonas alejadas o de difícil acceso. Además de para monitorizar, ya existen drones capaces de participar en la reforestación plantando semillas en el suelo incluso más rápido y preciso de lo que una persona lo haría.

Sistemas de gestión de inventario

A la hora de reforestar, un sistema de gestión de inventario permite seguir el progreso a la hora de plantar árboles y almacenar otros datos como la especie, la ubicación, patrones de crecimiento u otras peculiaridades. Gracias a ellos, la planificación estratégica es más sencilla y efectiva.

Compensación de carbono

Además de las empresas y los gobiernos, cada persona puede aportar su granito de arena contra el cambio climático. Apoyándose en la tecnología Blockchain, los usuarios pueden donar para ayudar a futuras reforestaciones para contrarrestar su propia huella de carbono.

Mantenimiento autónomo

Al igual que pasa con los seres humanos y los animales, los primeros años de una planta son los más críticos, pues las condiciones que tengan durante ellos marcarán su crecimiento posterior, así como su resistencia a enfermedades. El mantenimiento autónomo o semiautónomo se realiza por medio de armazones y capullos biodegradables que protegen físicamente a la planta contra insectos, regulan la cantidad de agua del riego y reducen la necesidad de intervención manual por parte de las personas.


Reforestación y pobreza

Según el Banco Mundial, los bosques son el sustento de una gran parte de las personas del mundo que viven en situación de pobreza. Además de las evidentes mejoras medioambientales, la reforestación también está sirviendo para reducir esa pobreza, al darle la oportunidad a los trabajadores locales de obtener un salario por la tarea de replantar árboles.

Esto mismo sucede, por ejemplo, en Madagascar, donde las personas encargadas de plantar tienen un trabajo estable que les ha hecho prosperar hasta el punto de poder comprar tierras o que sus hijos vayan a la escuela. Iniciativas similares existen en otros países como Colombia, Kenia o Burkina Faso y se espera que sigan saliendo más en otros países en vías de desarrollo y del tercer mundo.

Por: Lcdo. Jaime Ortega/Imagen: Cortesía.