OMS reporta más de 27 muertes por peligrosa fiebre hemorrágica

Publicado en » Internacionales, Salud
junio 5, 2022
A las: 10:30 AM

En medio de la actual crisis sanitaria, cualquier enfermedad emergente, sobre todo si es esta viral, preocupa.

Es lo que ocurrió con la extraña hepatitis infantil y luego con la viruela del mono, enfermedad que ya se ha extendido por más de 30 países y más de 500 casos, lo que ha obligado a muchos países a decretar alertas sanitarias y procurar conseguir vacunas.

Por eso, una nueva enfermedad está generando inquietud. Se trata de la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC), que de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 1 de enero y el 22 de mayo de 2022, de acuerdo a un reporte de las autoridades sanitarias de la República de Irak al propio organismo, ya notifica 212 casos de esta enfermedad.

De acuerdo al reporte iraquí, 115 de los casos (54 %) fueron sospechosos y otros 97 (46 %) confirmados por laboratorio. Entre todos suman 27 muertes, 14 de los casos sospechosos y 13 en casos confirmados por laboratorio.

Aunque se trata de una enfermedad endémica en esta zona, lo que preocupa al organismo sanitario es que el número de casos notificados en los primeros cinco meses de 2022 es muy superior al notificado en 2021, cuando se registraron 33 casos confirmados por laboratorio. De acuerdo a la OMS, se han notificado casos en varias áreas (gobernaciones) de Irak y el brote puede suponer una presión adicional para un sistema de atención de la salud que ya está sobrecargado.

Descripción del brote

Según el recuento de la OMS, 169 casos de la enfermedad, es decir, el 80% se notificaron solo en abril y mayo. Las 27 muertes dan una tasa de letalidad de 13%.

El Laboratorio Central de Salud Pública de Irak confirmó los casos por reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

Entre los casos confirmados, la mayoría tuvo contacto directo con animales y eran ganaderos o carniceros. Poco más de la mitad de los casos confirmados tenían entre 15 y 44 años y eran hombres.

Casi el 50% de los casos confirmados (47 casos, equivalentes al 48 %) se notificaron en la gobernación de Thiqar, sureste de Irak, y el resto en 12 gobernaciones diferentes; Missan (13), Muthanna (7), Wassit (6), Diwaniya (4), Bagdad Karkh (4), Kirkuk (3), Basora (3), Nayaf (3), Nínive (3), Bagdad-Rusafa ( 2), Babilonia (1) y Karbala (1), como muestra el mapa.

La CCHF es una enfermedad viral transmitida por garrapatas que se transmite a los humanos por mordeduras de garrapatas infectadas y por contacto directo con sangre o tejidos de humanos y ganado infectados. La CCHF es endémica en África, los Balcanes, Oriente Medio y los países asiáticos al sur del paralelo 50 norte, el límite geográfico del vector principal de la garrapata.

Irak es uno de los países del este del Mediterráneo donde la CCHF es endémica. La CCHF ha sido reportada en Irak desde 1979 cuando la enfermedad fue diagnosticada por primera vez en diez pacientes. Desde entonces, se reportaron seis casos entre 1989 y 2009; 11 casos en 2010; se informaron tres casos fatales en 2018; y más recientemente se informaron 33 casos confirmados, incluidas 13 muertes (CFR 39%) en 2021.

La cría de ovejas y ganado es muy común en Irak. Los estudios han demostrado que estos animales están infestados regularmente por especies de garrapatas, principalmente especies de Hylomma, el principal vector de la FHCC.

Los casos humanos de CCHF se tratan principalmente con cuidados generales de apoyo. El fármaco antiviral ribavirina, tanto en formulaciones orales como intravenosas, se ha utilizado para tratar la infección por CCHF. Sin embargo, ninguna evidencia de ensayos clínicos aleatorizados ha demostrado la eficacia de la ribavirina para el tratamiento de la FHCC. Actualmente no hay vacuna disponible ni para personas ni para animales.

De acuerdo a la OMS, las autoridades sanitarias desplegaron un equipo de investigación epidemiológica en la gobernación de Thiqar. Los equipos estaban compuestos por becarios del Programa de Capacitación en Epidemiología de Campo de Irak y personal de la sección de Control de Enfermedades Transmisibles del Ministerio de Salud (MoH).

Transmisión y síntomas

El virus de la FHCC se transmite a las personas ya sea por la picadura de garrapatas o por contacto con la sangre o tejidos de animales infectados durante o inmediatamente después de la matanza. La mayoría de los casos se han dado en personas relacionadas con la industria ganadera, como trabajadores agrícolas, trabajadores de mataderos y veterinarios.

Lea también en Qué Pasa: ¿Se mueve o no se mueve el dibujo? Estudio científico crea asombrosa ilusión óptica

Puede haber transmisión entre seres humanos en casos de contacto estrecho con sangre, secreciones, órganos u otros líquidos corporales de personas infectadas. También se producen infecciones como consecuencia de la mala esterilización del equipo médico, la reutilización de agujas y la contaminación de los suministros médicos.

La duración del periodo de incubación depende del modo de contagio del virus. Después de la picadura de garrapata, la fase de incubación es generalmente de uno a tres días, con un máximo de nueve días. El periodo de incubación tras el contacto con sangre o tejidos infectados es normalmente de cinco o seis días, con un máximo documentado de 13 días.

Los síntomas comienzan de forma súbita, en forma de fiebre, mialgia (dolor muscular), mareo, dolor y rigidez de cuello, lumbago, cefalea, irritación de los ojos y fotofobia (hipersensibilidad a la luz). Puede haber náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y dolor de garganta al principio, seguidos de bruscos cambios de humor y confusión. Al cabo de dos a cuatro días, la agitación puede dar paso a somnolencia, depresión y debilidad, y puede aparecer dolor abdominal en el cuadrante superior derecho, con hepatomegalia detectable.

Según reporta la OMS, también se pueden dar otros signos clínicos, como taquicardia (aumento del ritmo cardiaco), adenopatías (inflamación de los ganglios linfáticos), y erupción petequial (erupción por hemorragia cutánea) en mucosas internas, por ejemplo en la boca y la garganta, y en la piel. Las petequias pueden dar paso a erupciones más grandes llamadas equimosis, así como a otros fenómenos hemorrágicos.

Normalmente hay signos de hepatitis, y los pacientes muy graves pueden sufrir un rápido deterioro renal, o insuficiencia hepática o pulmonar repentina después del quinto día de enfermedad.

La tasa de mortalidad asociada a la FHCC es de aproximadamente un 30%, y la muerte sobreviene durante la segunda semana. Entre los pacientes que se recuperan, la mejoría comienza generalmente al noveno o décimo día tras la aparición de la enfermedad.

Click en el icono y síguenos en las redes:

 

 

 

 

 

 


diariocontraste