1.111 mujeres venezolanas víctimas de las prótesis PIP triunfan de nuevo ante la justicia francesa

Publicado en » Internacionales
enero 14, 2022
A las: 10:30 AM

En una sentencia dictada hoy, el Tribunal de Comercio de Toulon ha condenado a TUV Rheinland, certificadora de los implantes fraudulentos, a indemnizar a 1.600 víctimas de PIP que se acogieron al llamado procedimiento TUV 4. Se trata de pacientes de 23 nacionalidades diferentes (1), todas ellas representadas por Olivier Aumaître, el abogado que inició las acciones legales contra el gigante alemán certificador (TUV1, TUV2, TUV3, TUV4, TUVS).

Del grupo de 1.600 beneficiarias de la sentencia destaca que 1.111 son venezolanas representadas por la alianza Anauco/Pipaworld.

Esta decisión es la continuación lógica de las sentencias dictadas desde 2013, todas ellas a iniciativa de Olivier Aumaitre, que establecieron definitivamente la responsabilidad de TUV en la ocurrencia del escándalo PIP.

En esta nueva emblemática sentencia el tribunal fijó en 5.000 euros el anticipo que TÜV debe pagar inmediatamente. Se trata de un reconocimiento muy fuerte, ya que en sus anteriores sentencias el Tribunal había limitado este anticipo a 3.000 euros.

Olivier Aumaître, abogado de las víctimas, dijo: «Los jueces escucharon nuestra petición de aumentar el anticipo para tener en cuenta la vida cotidiana de las mujeres víctimas en todo el mundo. Se trata de una victoria sin precedentes, ya que es la mayor cantidad de anticipos concedida desde que se inició el caso.

Los jueces, que meditaron cuidadosamente su decisión y la pospusieron cuatro veces, tuvieron en cuenta la gravedad de los daños sufridos por los pacientes y la necesidad de una indemnización inmediata.

Más de la mitad de las víctimas sufrieron la rotura de sus implantes. Con o sin rotura, la silicona industrial se extiende por el cuerpo formando bolas, que a menudo provocan inflamaciones: siliconomas. La mayoría de las veces se localizan en los ganglios linfáticos, pero también pueden llegar a los pulmones u otros órganos. El 30% de los pacientes están afectados.

Con esta decisión, el tribunal confirma lo que el proceso penal había sugerido, es decir, una indemnización mínima de 6.000 euros por víctima. Esta cantidad mínima está destinada a compensar únicamente las pérdidas morales y de ansiedad. Las sumas adicionales por daños corporales y materiales serán determinadas por el perito. A la vista de las primeras valoraciones de los peritos, cabe esperar que cada víctima reciba entre 20.000 y 70.000 euros.

Con cerca de 30.000 víctimas implicadas en el proceso, la factura final debería superar los mil millones de euros.

Para Olivier Aumaître: «La suerte está echada: TÜV es plenamente responsable sin limitación ni restricción y debe indemnizar rápidamente a todas las víctimas sin excepción y dejar de lado sus tácticas dilatorias.

La decisión de hoy es vinculante y TUV debe pagar 9 millones inmediatamente. «Esperamos que la indemnización se pague en un plazo de 15 días, dijo el abogado.

Al negarse a atender a las víctimas tan pronto como se reveló el escándalo, TÜV permitió que los implantes tóxicos carcomieran los cuerpos y las mentes de las mujeres que confiaron en su certificación.

Ahora tendrá que pagar el precio de su estrategia de negación», dice el abogado de PIPA.

Todas las víctimas que aún no se han sumado a la demanda están todavía a tiempo de reclamar una indemnización. Lo único que tienen que hacer es registrarse en línea en el sitio web de la asociación PIPA para participar en el procedimiento TUVS: https://private.pipaworld.com/demanda-pip/

Click en el icono y síguenos en las redes:

 

 

 

 

 

 


versionfinal