Origen de los sistemas políticos democráticos modernos

Publicado en » Actualidad
enero 2, 2022
A las: 8:40 PM

La democracia se ha constituido en la actualidad como una de las formas políticas y de gobierno con mejor aceptación a nivel global. Si bien no siempre fue así, hay toda una historia que vale la pena reseñar de cómo se ha llegado hasta esta etapa política en las distintas sociedades.

El mundo no siempre estuvo supeditado al poder y las decisiones de la mayoría. De hecho, no fue sino hasta el siglo XVI cuando la democracia, tal como la conocemos hoy, comenzaría a formarse con la denominada Libertad dorada, el primer intento democrático a gran escala en el mundo occidental, en la actual Gran Bretaña.

A lo largo de la historia, las sociedades han necesitado de niveles de organización cada vez más complejos dado su crecimiento exponencial, y aunque derivando de autocracias y democracias, el sistema democrático moderno es asociado como el modo correcto de hacer las cosas, siendo conveniente conocer cómo se ha llegado hasta este punto.

El origen de los sistemas democráticos

Es de común conocimiento que los cimientos de la democracia moderna, y en general, de los sistemas de organización a través de la política, se le deben a la Antigua Grecia, ya que fue precursora en los sistemas de organización basados en el poder popular o en las decisiones de la mayoría de los habitantes de las urbes.

No obstante, por su poca influencia global dada su limitación geográfica, no fue sino hasta que la Antigua Roma y su imperio expandieron sus influencias por todo el mundo cuando la democracia fue implantada como un modelo de toma de decisiones, si bien este propio imperio destacase por ser autocrático y, hasta cierto punto, una dictadura perfecta.

La democracia a gran escala

El mayor hito de la democracia a gran escala está signado por la Revolución Francesa y paralelamente, por la abolición de la esclavitud en la mayoría de las grandes naciones occidentales. Y es que la Revolución Francesa trajo de nuevo a la opinión pública y al poder político la importancia de sistemas de organización donde la mayoría decidiera los problemas y las soluciones que afectasen a la mayoría, imperando el respeto por la Ley y la Ética, tal cual rezaban los mandamientos originarios de estos sistemas, explorados por autores como Maquiavelo y Montesquieu, si bien lo que se intentaba era disminuir la influencia de “cesarismo” y sus posibilidades de expansión por todo el continente.

Lea también:  Zulia es el estado con más denuncias por irregularidades en las estaciones de servicio

Fue tras ese acontecimiento, derivado a su vez de los primeros intentos democráticos de la Gran Bretaña y las naciones de la Mancomunidad, que surgen los partidos políticos, el sufragio universal y la organización política que aunque reconocía monarquías, tomaba decisiones democráticas en torno a las legislaciones, tributos y temas afines.

La actualidad de los sistemas políticos

En el mundo actual, exceptuando algunas pocas naciones en las que todavía se presentan dictaduras o falsas democracias, la democracia moderna y originaria de la Revolución Francesa es aceptada como el sistema correcto, y las organizaciones supranacionales promueven este sistema por encima de los demás.

Las ventajas, desde luego, están en la toma de decisiones basadas en la mayoría electoral y nunca en la figura autocrática de un político o entidad, salvando casos en los que algunos países toman la decisión de organizarse de esta manera ante tiempos críticos que necesiten soluciones puntuales, si bien es cierto que cada vez menos se opta por esta opción, por los riesgos de que sistemas dictatoriales se alarguen más de lo que estricta y funcionalmente sería necesario.

La democracia es el sistema más utilizado por los diferentes países en la actualidad, puesto que promueve el dinamismo de las gestiones políticas, la toma de decisiones que beneficien a la mayoría de la población y a nivel internacional, es un sistema mucho más beneficioso para los movimientos de libre mercado y la expansión de la cultura productiva de la globalización, otro de los fenómenos socioeconómicos más importantes de la actualidad.


.