Segun The Wall Street Journal: Tráfico sexual es la epidemia oculta que azota a las mujeres que emigran de Venezuela

Publicado en » Especiales, Internacionales, Opinión
diciembre 27, 2021
A las: 9:30 AM

Aunque el tráfico sexual es un problema mundial, organizaciones de defensa de los derechos humanos afirman que se ha agudizado especialmente en los últimos años entre los inmigrantes que han huido de la crisis económica en Venezuela.

Funcionarios del gobierno y grupos de derechos en la región andina dicen que los traficantes explotan el éxodo de casi 6 millones de personas de Venezuela -la mayor crisis de refugiados del mundo, en número de migrantes que huyen, después de Siria- coaccionando a algunos a la esclavitud sexual con falsas ofertas de trabajo.

La pandemia ha empeorado las cosas, ya que los traficantes reclutan a las mujeres a lo largo de senderos clandestinos que los venezolanos utilizan debido al cierre de las fronteras nacionales durante gran parte de los últimos dos años, dijo Coralia Sáenz, que rastrea el tráfico regional de mujeres desde la oficina de Quito de la Organización Internacional para las Migraciones, un organismo de las Naciones Unidas.

El tráfico sexual y la prostitución que origina operan en las sombras. Las migrantes venezolanas casi nunca lo denuncian. A menudo, tienen demasiada vergüenza o temen las represalias de las bandas de traficantes o la deportación por carecer de estatus legal, dijo Daniel Palacios, ministro del Interior de Colombia, país que alberga a 2 millones de migrantes venezolanos, más que cualquier otra nación.

Dijo que las autoridades colombianas habían investigado 60 casos denunciados en los primeros nueve meses de 2021 en los que los traficantes sexuales victimizaron a los migrantes venezolanos. Eso se compara con cinco casos reportados en 2017.

«El delito está masivamente subregistrado», dijo Palacios. Aun así, añadió, «se ve un aumento exponencial de los casos a medida que la situación en Venezuela empeora», indica un reportaje de The Wall Street Journal (WSJ).

María Elena Guamán, portavoz del grupo Hummingbird Wings, dijo que la privación generada por la pandemia dejó a muchas mujeres más dispuestas a aceptar propuestas de empleo y matrimonio espurias anunciadas por los traficantes en las redes sociales.

«Encuentran tu punto débil», dijo la Sra. Guamán. «Si tu sueño es estudiar, te ofrecerán una beca. Si necesitas trabajo, te ofrecerán empleos. Si necesitas ropa, te la conseguirán. A las víctimas nunca se les ocurre que están siendo reclutadas».

En la ciudad colombiana de Barranquilla, el propietario de un negocio de pornografía en línea se disfrazó de sacerdote y atrajo a venezolanos a su casa, diciendo que era un refugio para migrantes. La policía dijo más tarde que encontró a 30 venezolanos que dijeron haber sido obligados a realizar actos sexuales frente a cámaras web.

En marzo, la policía colombiana rescató a siete mujeres venezolanas a las que se les había prometido trabajo como camareras de bar en un pueblo agrícola cercano a la frontera con Venezuela. Habían llegado desnutridas, pero se las alimentó y maquilló, dijo Edwin Méndez, un agente de la policía colombiana que investigó el caso.

Después, se les dijo que debían más de 1.000 dólares cada una por alojamiento, comida y transporte y que tendrían que pagar sus deudas vendiendo sus cuerpos.

«Si había quejas de los clientes, las mujeres eran multadas, lo que las endeudaba aún más», dijo Méndez al relatar el caso, que condujo a ocho detenciones. «Las trataban como animales».

A principios de este año, la Fundación Renacer, que trabaja para prevenir la explotación sexual de menores, descubrió en la ciudad fronteriza colombiana de Maicao que «48 de las 50 prostitutas que conocimos eran venezolanas», dijo Viviana Blanco, psicóloga del grupo. «En algunas comunidades no hay prostitutas colombianas porque todas han sido desplazadas por las venezolanas», dijo.

Blanco dijo que es difícil saber cuántas son víctimas del tráfico sexual. Dijo que cuando los migrantes están viviendo en las calles, algunos terminan vendiendo sus cuerpos por comida o simplemente para pasar una noche bajo techo.

«Se llama sexo de supervivencia», dijo.

Ecuador acoge actualmente a cerca de medio millón de venezolanos que fueron atraídos por la economía relativamente estable del país, basada en el dólar. Pero tras caer en tiempos difíciles, algunos recurren a la prostitución, afirma el reportaje de WSJ.

Más que sofisticadas organizaciones criminales transnacionales, la mayoría de las redes de tráfico sexual que explotan a los venezolanas son grupos locales formados por unas pocas personas, dijo el coronel José Restrepo, subdirector de la agencia policial de investigación de Colombia. Los traficantes suelen ser conocidos o incluso familiares de las víctimas.

Click en el icono y síguenos en las redes:

 

 

 

 

 

 


bancaynegocios