Dos petroleros atacados en el Golfo de Omán

Publicado en » Internacionales
junio 13, 2019
A las: 11:34 AM

Un mes después del sabotaje de cuatro barcos en las costas emiratíes, un suceso similar se ha producido este jueves, en plena escalada de la tensión entre Estados Unidos e Irán.Dos petroleros han sido evacuados después de ser atacados en el golfo de Omán, sin que se sepa, de momento, la causa del ataque.

«Estamos al tanto de un ataque a petroleros en el golfo de Omán. Las fuerzas navales estadounidenses en la región recibieron dos llamadas de socorro a las 6.12 am hora local y una segunda las 7.00 am», señaló Joshua Frey, portavoz de la Quinta Flota de la Armada estadounidense, desde cuya base en Bahréin vigila la estratégica zona. Militares estadounidenses están ya proporcionando asistencia a ambas embarcaciones.

La primera alarma ha sido activada por las Operaciones de Comercio Marítimo del Reino Unido, que depende de la Armada Real británica, tras informar de «un incidente» en el Golfo de Omán. El lugar de este segundo incidente en apenas un mes se halla cerca del estrecho de Ormuz, por cuyas aguas circula anualmente un 40 por ciento del total de petróleo transportado por mar, procedente de los países del golfo Pérsico y en ruta hacia Europa, Asia o América del norte.

LOS TRIPULANTES, A SALVO

Los dos barcos implicados en el supuesto sabotaje son el MT Front Altair, con bandera de las Islas Marshall, y el Kokuka Courageous, de Panamá. Según la agencia estatal de noticias iraní IRNA, los 44 tripulantes de ambos petroleros se hallan ya sanos y salvos en el puerto de Jask, en el sur de Irán. Fueron rescatados por un barco iraní después de arrojarse al mar.

El ministro de Comercio japonés ha asegurado que los dos barcos transportaban «cargamento relacionado con Japón» en mitad del viaje del primer ministro nipón Shinzo Abe a Teherán donde se ha ofrecido como mediador entre EEUU e Irán.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, ha tildado el ataque de «sospechoso» y ha subrayado que la propuesta de un diálogo regional para mitigar las tensiones resulta «imperativa».

El Front Altair está a la deriva tras incendiarse. El director general de la compañía, Robert Hvide, ha confirmado que el barco «no se ha hundido». Transportaba 75.000 toneladas de nafta, un compuesto líquido de hidrocarburos intermedios derivados de la refinación del petróleo crudo. Había sido cargado en Emiratos y se dirigía hacia Taiwán.

Por otro lado, «el Kokuka Courageous está a la deriva sin ninguna tripulación a bordo», ha señalado una fuente de transporte marítimo citada por Reuters. Según este testimonio, este barco habría sufrido un ataque en el que se habría empleado una mina marina. «El Kokuka Courageous permanece en la zona y no corre peligro de naufragio. La carga de metanol está intacta», ha señalado un portavoz de BSM Ship Management, dueño del carguero.

TENSIÓN EN EL ESTRECHO DE ORMUZ

El pasado 12 de mayo los petroleros saudíes Amjad y Al Marzoqah, el noruego Andrea Victory y el buque emiratí A. Michel sufrieron serios desperfectos en su esqueleto por un ataque registrado en las costas del emirato de Fujairah, en las proximidades del estrecho de Ormuz. Un incidente que elevó la tensión en plena escalada entre Estados Unidos e Irán.

Desde entonces,funcionarios estadounidenses y saudíes habían señalado a Teherán como el responsable de las embestidas en una vía marítima por la que cruza cada año un 40 por ciento del total de petróleo transportado por mar, procedente de los países del golfo Pérsico y en ruta hacia Europa, Asia o América del norte.

La semana pasada Emiratos Árabes Unidos presentó ante el Consejo de Seguridad de la ONU un informe preliminar, con los resultados de la investigación de ese primer sabotaje, en el que apuntó que la «sofisticada y coordinada operación» fue «probablemente» obra de «un actor estatal» pero evitó responsabilizar a Irán del ataque. El documento consideró «muy probable» que se emplearan minas lapa. «Parece más que probable que las minas fueran colocadas en los cuatro buques por buzos llegados en embarcaciones rápidas».

Lea también:  Estado Mérida: Raptan y abusan sexualmente a dos niñas de 13 y 15 años

SUBE EL PRECIO DEL PETRÓLEO

Como ya sucediera hace un mes, el ataque ha alimentado el miedo de los mercados ante la segunda embestida al transporte global de petróleo y la volatilidad de sus principales referencias. A primera hora de este jueves todas las bolsas del golfo Pérsico registraban pérdidas. El parqué saudí cayó 0,8 por ciento tras cinco jornadas de ganancias. A las 8.00 horas GMT, el Brent del mar del Norte aumentaba un 2,87 por ciento respecto a la víspera y el West Texas Intermediate estadounidense subía 2,66 por ciento.

Este nuevo incidente se produce un día después de que unataque con misiles contra el aeropuerto internacional saudí de Abha, cercano a la frontera con Yemen, dejara al menos 26 heridos. El atentado fue reivindicado por el grupo rebelde chií de los hutíes. En represalia, la coalición árabe que lidera Arabia Saudí ha bombardeado este jueves los alrededores de Saná, la capital yemení. A mediados de mayo los hutíes sabotearon dos estaciones de bombeo de petróleo en las cercanías de Riad que obligaron a suspender temporalmente el suministro.

REACCIONES AL ATAQUE

El presidente de Estados UnidosDonald Trump, se encuentra al tanto de los ataques y su Gobierno está «evaluando la situación», según ha señalado la Casa Blanca. «El presidente ha sido informado sobre el ataque a los barcos en el Golfo de Omán. El Gobierno de Estados Unidos ofrece su ayuda y continúa evaluando la situación», ha dicho la portavoz del Ejecutivo, Sarah Sanders, en un breve comunicado, informa Afp.

Poco después, Estados Unidos ha enviado un destructor para prestar ayuda a los dos cargueros. «Somos conscientes de las informaciones sobre un ataque contra cargueros en el Golfo de Omán. La Armada de EEUU recibió dos llamadas de socorro a las 6.12 hora local de Bahrein (5.12 hora peninsular) y a las 7.00 hora local (6.00 hora peninsular). El USS Bainbridge, un destructor de la clase Arleigh Burke con misiles guiados, ha acudido en su auxilio», ha explicado la Armada en un breve comunicado, informa Efe.

La Casa Blanca, incluso, ha esgrimido estos ataques como una de las causas que justifican el aumento de la presencia militar estadounidense en la región y la venta de armamento a Arabia Saudí, una transacción que no cuenta con el respaldo del Congreso de EEUU.

El Pentágono no se ha pronunciado sobre los motivos del incidente, aunque no descarta que se haya tratado de un ataque. «Por el momento, EEUU no ha descartado que los buques hayan impactado con una mina marina o que hayan sido atacados con un proyectil subacuático. Están intentando dar con la causa», ha señalado un funcionario del Departamento de Defensa en declaraciones a la cadena CNN.

Por su parte, Rusia ha advertido que no se va a apresurar a atribuir la culpa de un presunto ataque a petroleros en el Golfo de Omán y ha añadido que este incidente no debe emplearse para avivar las tensiones entre Washington y Teherán, informa la agencia estatal RIA Novosti.

«Aprovecharía la oportunidad para advertir contra las conclusiones apresuradas, contra los intentos de echar la culpa a las puertas de aquellos que no nos gustan», ha dicho a la agencia el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov.

«No queremos que los acontecimientos que acaban de ocurrir, que son trágicos y sacudieron el mercado mundial del petróleo, se utilicen especulativamente para agravar aún más la situación en un sentido antiiraní», ha agregado Ryabkov, según recoge Reuters. Rusia e Irán comparten intereses comunes en Oriente Próximo.

La ONU también se ha pronunciado a través de António Guterres, su secretario general, que ha condenado los ataques cometidos contra buques civiles en aguas del Golfo de Omán. Asimismo, Guterres, que se encuentra en una reunión del Consejo de Seguridad sobre cooperación entre el organismo internacional y la Liga Árabe, ha pedido una investigación de los hechos a la vez que ha advertido que el mundo no puede soportar un conflicto de gran magnitud en el Golfo.


elmundo