Lo movilizaron desde Boca de Grita para ultimarlo en Puerto Santander

Publicado en » Internacionales, Sucesos
diciembre 25, 2018
A las: 1:30 PM

El cadáver de Fernando Aníbal Betancur quedó tendido frente a una casa en el sector La Isla de Puerto Santander, en frontera con Venezuela.

Los rastros de la muerte de Fernando Aníbal Betancur Echeverry, dejan al descubierto las acciones violentas que se tejen en la zona de frontera entre Puerto Santander y Venezuela. La víctima fue maniatada y atacada con múltiples balazos, reseña diario La Opinión sobre otro reciente crimen entre Venezuela y Colombia.

Según se conoció, Betancur recibió al menos quince impactos de bala, frente a una casa ubicada en el sector La Isla, cerca al río Zulia que pasa entre Puerto Santander y Boca de Grita (Venezuela). La macabra escena se produjo antes de las 8 de la noche del pasado miércoles.

Según las autoridades, Betancur presuntamente fue traído desde el territorio venezolano atravesando el río, porque su cuerpo estaba mojado y con arena. En sus manos quedaron las marcas de la presión que le hicieron al amarrarle las manos.

Una vez los homicidas tenían a su objetivo en La Isla, cometieron el crimen, retumbando la ráfaga de disparos que de inmediato obligó a los residentes de la zona a esconderse en sus casas.

Aunque los vecinos intuyeron que las detonaciones eran el presagio de un asesinato, nadie se asomó a percatarse de lo ocurrido.

Más tarde, uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta acudieron al lugar y hallaron el cadáver de Betancur, tendido boca abajo, con varios disparos en su cabeza y el cuerpo.

Algunos familiares de la víctima arribaron a la escena del crimen e identificaron a su ser querido. Según se conoció, Betancur era comerciante informal y siempre estaba en Puerto Santander.

Lea también:  Chile alcanza nuevo récord de contagios por Covid-19 con 9.284 casos en 24 horas

Casa por cárcel

Las autoridades reportaron que Betancur Echeverry fue capturado el 18 de marzo de 2016, en una operación que dirigió la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), contra la banda criminal Los Rastrojos.

En ese momento, Betancur fue detenido junto a otro hombre. Ambos pretendieron llegar a un preacuerdo con la Fiscalía a cambio de recibir solo cuatro años de prisión por aceptar los cargos de concierto para delinquir agravado, pero finalmente un juez no lo aprobó.

Los dos hombres  fueron detenidos por orden de captura, en medio de una investigación que contó con declaraciones juradas de varios testigos, seguimientos e interceptaciones telefónicas a varios miembros ‘Rastrojos’, tras determinar el rol que cada uno cumplía dentro de la organización delincuencial.

Para entonces, Betancur fue señalado de manejar las extorsiones y el microtráfico de drogas en Puerto Santander. Sin embargo, actualmente contaba con el beneficio de casa por cárcel.

La Policía adelanta las investigaciones para esclarecer los móviles del crimen e identificar a los autores del hecho.


laopinion