Por manipular evidencia en caso “narcoavioneta” Preso jefe de unidad de Criminalística del Cicpc

Publicado en » Nacionales, Sucesos
diciembre 13, 2018
A las: 8:00 AM

Por presunta manipulación, desaparición  o cambio  de evidencia, así como por omisión, en el caso de la llamada “narcoavioneta” que en agosto de este año aterrizó en el aeródromo de Paramillo, este lunes  fue detenido de manera preventiva al comisario, jefe de la División de Criminalística del Cicpc-Táchira.

La aprehensión del comisario la practicaron este lunes en  la tarde en las mismas instalaciones de la Delegación Estadal Táchira,  ubicada en la avenida Marginal del Torbes,por cuanto habría incurrido en un  delito contemplado en la Ley Contra la Corrupción.

De acuerdo a lo que se dijo,  el jefe nacional del Cicpc comisario  Douglas Rico, vía  telefónica pidió explicación a la jefatura del  despacho detectivesco  tachirense, sobre qué había pasado  con los pasaportes  que se les incautó al piloto y copiloto  de la narcoavioneta (ambos en fuga) a los que  mediante oficio,  la Dgcim regional solicitó que se les practicara  experticia,  por cuanto le acababan  de notificar que dichos pasaportes  no eran los originales, habían sido cambiados,  y  eran otros  los que reposaban como evidencia.

Más temprano,   una comisión de la Dgcim Táchira  había buscado  en la  sede de la Fiscalía  tales pasaportes o evidencia del caso,   pero fue en su sede que   los funcionarios  se percataron que los mismos habían sido cambiados,  no eran los que habían entregado al Cicpc para la someterlos a experticia.

En virtud de esta situación,  al consultarle  sobre el tema  al  jefe de la División de Criminalística, éste manifestó que efectivamente  tal como se lo requirieron, se le practicó experticia a  los dos pasaportes, uno perteneciente al mexicano Jorge Goo Romero, y otro al colombiano Leonardo González (piloto y  copiloto de la narcoavioneta) y que  dicha experticia  ya había sido  remitida a la Fiscalía  11 del Ministerio Público, este 28 de noviembre.

Pero al seguir  increpándolo, el  jefe de la División de Criminalística admitió finalmente que sí tenía conocimiento  del cambio desde  hace como un mes, durante  una supervisión. Que presumía que los pasaportes  habían sido cambiados  por un abogado relacionado al caso que lo  visitó en su oficina y aprovechó algún  descuido  durante la entrevista para  hacerlo.

Sobre el mencionado abogado  habría  argumentado el  comisario, que fue  muy habilidoso al momento de cambiar los pasaportes mientras éste atendía  una llamada telefónica,  pero justificó el no haber notificado a sus superiores  de la  delicada situación, en razón de que desde que se percató del cambio,  intentaba ubicar al abogado y recuperar los documentos, aunque de  él no tenía ningún dato personal,  dirección de habitación o  de  trabajo.

Lea también:  Chile: Detienen a 41 venezolanos tras balacera en fiesta clandestina

Cinco funcionarios detenidos

por caso de la narcoavioneta

Mientras que   el piloto  y  el copiloto de  origen  colombiano  y mexicano siguen evadiendo la justicia venezolana y tal vez ahora con sus respectivos  pasaportes en su poder,  con la reciente detención del comisario del Cicpc, suman cinco los funcionarios locales los que  han sido implicados, de  una u otra manera con el caso de la narcoavioneta.

En octubre de este año, el Ministerio Público acusó a dos sargentos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), así como a un supervisor en jefe y un oficial agregado de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), por su presunto vínculo con el tráfico de drogas mediante el uso de una avioneta.

En este sentido, el MP agregó en una nota de prensa que “el 26 de agosto de este año una aeronave solicitó autorización a funcionarios de Bolivariana de Aviación para aterrizar en el aeródromo de Paramillo, debido a fallas mecánicas y a que necesitaba reparaciones urgentes. Una vez en tierra, los pilotos, de nacionalidad colombiana y mexicana, entregaron sus pasaportes a las autoridades y, según las investigaciones del Ministerio Público, abandonaron el sitio antes de que la avioneta fuese inspeccionada”.

Los sargentos primero y mayor de tercera de la GNB, E. Useche y J.Rincón, revisaron la avioneta y dijeron que no existían elementos sospechosos o ilegales. No obstante, las experticias practicadas por la Unidad Regional de Inteligencia Antidrogas de la GNB y la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) determinaron la existencia de rastros de cocaína en la unidad.

En virtud del hallazgo, Useche y Rincón fueron aprehendidos y puestos a la orden del Ministerio Público. Al día siguiente, el supervisor en jefe y el oficial agregado de la PNB, L. Suárez y L. Paredes, respectivamente, acudieron al aeródromo para solicitar información sobre el destino de los pasaportes de los pilotos, por lo que fueron detenidos inmediatamente.

La Fiscalía 10ª de Táchira acusó a Rincón y Useche por tráfico ilícito de sustancias estupefacientes y psicotrópicas a título de cómplices simples. Por su parte, Suárez y Paredes fueron acusados por encubrimiento agravado.

Adicionalmente, la Fiscalía 10ª de esa entidad andina solicitó las respectivas órdenes de aprehensión para los pilotos, requerimiento que fue acordado por la mencionada instancia judicial.


lanacionweb