Prepara un auténtico y delicioso brazo de gitano

Publicado en »
diciembre 2, 2018
A las: 6:15 PM

El brazo de gitano es uno de esos dulces que gusta a todo el mundo, lleva cero coma en tener listo y da mucho de sí. Se ha versionado hasta la saciedad y, hoy en día, se pueden encontrar recetas de brazo de gitano relleno de cremas varias, con bizcocho de chocolate u otros sabores y hasta con cobertura.

Todas ellas son recetas muy válidas, pero la receta más auténtica y deliciosa de brazo de gitano es esta que te contamos hoy. Es la fórmula básica de bizcocho genovés en plancha relleno de mermelada y espolvoreado de azúcar. Así, sin más, porque no necesita florituras para despertar pasiones. Es una receta fácil y rápida, que gusta a todos y que nos ha sacado de más de un apuro. Imperdible.

Ingredientes

(Para 10 personas)

• 4 Huevos
• 100 gr de Harina de trigo
• 100 gr de Azúcar
• Sal pizca
• 200 gr de Mermelada de frutos rojos (fresa, mora, etc)

Preparación:

Forramos una bandeja de horno de 25×35 cm con papel sulfurizado, doblando bien las esquinas y procurando que estas queden bien pegadas al borde. Batimos los huevos, el azúcar y una pizca de sal en un recipiente hondo y amplio hasta que la mezcla blanquee y doble su volumen. Añadimos la harina tamizada y, con movimientos envolventes para no perder el aire, mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

Extendemos la masa sobre la bandeja de horno, alisamos la superficie con una lengua pastelera y cocemos en horno pre calentado a 180ºC (arriba y abajo) durante 10-12 minutos, hasta que veamos la superficie ligeramente dorada. Es importante no pasarse de horno para que la plancha de bizcocho no se reseque y se pueda romper al enrollarla.

Lea también:  Reebok: Estas son las 5 zapatillas más populares en la actualidad

Extendemos una lámina de papel sulfurizado sobre la mesa de trabajo y la espolvoreamos con azúcar. Volcamos el bizcocho caliente y retiramos el papel en el que lo horneamos, que habrá quedado en la parte superior. Extendemos la mermelada por toda la superficie y enrollamos sobre sí mismo con cuidado. Envolvemos con el papel y dejamos enfriar antes de servir.

Hincarle el diente a un brazo de gitano recién horneado es un auténtico placer que podemos potenciar más todavía si lo acompañamos de un poco de crema de queso batida, nata montada y/o un poco de fruta fresca. Es un dulce versátil que se puede servir como postre, en el desayuno o la merienda.


Directo al Paladar