A cuatro meses del asesinato de Odalis y su hijo no han hallado al criminal

Publicado en » Sucesos, Zulia
noviembre 21, 2018
A las: 11:05 AM

La historia no ha terminado para la familia Reyes-Pumar, luego de que hace más de cuatro meses fuera asesinada Odalis Leticia Ortega Pumar, de 39 años, y quien se desempeñaba como enfermera. Junto con ella también fue asesinado José Ortega,  de tan solo de 8 añitos, su hijo.

El sospechoso del abominable crimen es Willinton Campo, de 38 años, que según versiones anteriores se habría fugado hacía Colombia.

“Queremos justicia por lo que pasó, ya van para cuatro meses y no es justo que a estas alturas aún no esté tras las rejas”, expresó, con mucho dolor, Carmen Pumar, madre de la víctima.

Se cree que el móvil que empujó a Campo a cometer el doble homicidio fue pasional, ya que la víctima no quería continuar la relación amorosa que tenía.

Versiones de personas cercanas a los familiares apuntan a que el sospechoso maltrataba físicamente a la enfermera, pero, por miedo, ella  nunca colocó una denuncia ante las autoridades.
“Gracias a Dios, se va para Colombia de nuevo”, expresó la fallecida a un amigo cercano a la familia, ya que el autor del crimen viajaba constantemente al vecino país. Su  anterior trabajo como chofer de un transporte escolar no era rentable.

Según se descubre en el historial de conversaciones de whatsapp de Ortega, estaba celoso y afirmaba que la víctima le era infiel.

“Queremos que la justicia llegue pronto y sea lo suficiente severa.   A Willinton lo ven caminando por allí . En varias oportunidades se le ha visto recibir atención médica en la zona, pero cuando la policía llega él ya se ha ido. Tenemos los números para llamar, y conocidos también; sin embargo, se sigue escapando”, expresó el padre de la occisa Robert Reyes.

Lea también:  Venezuela registra este Martes el mayor nivel de casos e incidencia de contagios por Ómicron en actual pandemia COVID-19

El espantoso hecho sigue causando eco en los habitantes de Rosario de Perijá, de la subregión y del Zulia, ya que el sujeto intento envenenar a las víctimas, pero como no funcionaba, decidió estrangularlas.

Lo que encendió el alerta de los vecinos fue la ausencia de Odalis en una presentación del grupo musical La Nueva Era en el pueblo de San Ignacio, del mismo municipio. Sus compañeros estaban extrañados por la impuntualidad de ella. Pertenecía a la agrupación desde febrero.

Los vecinos fueron quienes primero se enteraron en el sector La Colina, porque desde la ventana vieron sus pies en el suelo y también los del niño.

La hija mayor de la ultimada, quien tiene 11 años, logró sobrevivir, y fue desintoxicada en una clínica.

Al momento del hecho fue emitida una orden de captura.
Familiares demandan su inmediata captura, ya que representa un peligro para la comunidad. Vecinos se muestran solidarios con los afectados parientes.


panorama