Jubilados del Cicpc pedirán medidas de protección ante ataques delictivos

Publicado en » Nacionales
octubre 10, 2016
A las: 4:39 AM

La alerta se encendió entre los comisarios jubilados del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) por la masacre de Guatire: el quíntuple homicidio de familiares y conocidos del exjefe de la delegación Zulia, Heberto Alfonso, ocurrido el pasado 27 de septiembre.

El próximo martes se cumplen quince días de la tragedia que acabó con la vida de la esposa, una hermana y una cuñada del comisario, además de la señora del servicio y su hijo, cómplice en el robo y homicidio.

“Vamos a solicitar una reunión con el director nacional del Cicpc, Douglas Rico, para analizar qué medidas de protección podemos mantener los que entregamos una vida al servicio del cuerpo y  salimos jubilados. Muchos funcionarios mantienen su porte de armas, pero otros no”, asegura Douglas Romero Sayago, comisario general jubilado, quien sumó 31 años en el organismo.

Ante la masacre, un grupo de comisarios se reunió para analizar información y determinar qué obró cómo móvil en el ataque contra la familia Alfonso Barrios. “Manejamos la tesis de un vulgar robo, maquinado, planificado al detalle”, dice Juárez. Romero apunta que “lo que debe dejar clara la investigación es por qué hubo tal nivel de ensañamiento con la familia de Heberto”.

La masacre de los Alfonso Barrios no es el único caso. En el transcurso del año, efectivos del Cicpc han resultado muertos en intentos de robo y asaltos, lo que constituye otra alarma para el gremio de retirados.
Se trata de hombres formados —y forjados— para luchar contra el crimen, investigar delitos, atender denuncias, desentrañar las acciones de la mafia, pero hombres al fin. Humanos.

Lea también:  Venezuela reporto este Domingo: 1.049 nuevos casos, 2 fallecidos. (Zulia: 55 casos / 1 fallecido)

“Se siente un gran dolor, pero también mucha impotencia. Con el tiempo, con el ejercicio, aprendes a blindarte, a tomar medidas de seguridad que pasan a ser parte de tu modus vivendi. Si te sucede algo así, te preguntas, automáticamente, en qué momento relajaste las normas”, advierte Pedro Juárez, comisario jubilado del Cicpc, quien fue jefe de la Delegación Zulia, al igual que Alfonso.

“Un crimen contra tu familia te produce una gran afectación, un golpe psicológico tremendo. Se convierte en un estado de indignación total,  porque   estás acostumbrado a luchar contra eso, no a vivirlo. Pasa igual con los funcionarios que, como en mi caso, hemos sido víctimas de atentados”, explica Juárez.

Ambos conocen al comisario agredido. Romero dice que es un hombre “intachable, con una gran carrera en el Cicpc, jubilado y dedicado a la actividad privada. Incansable”. Juárez va más allá. “Heberto es un hermano de toda la vida, un tremendo funcionario”, ilustra.

Las investigaciones continúan. Uno de los homicidas de la familia cayó abatido en Petare, otros dos están imputados. El cómplice, hijo de la doméstica, fue muerto por sus compinches. Reconocimientos de Alfonso (botones y medallas) que fueron robadas, fueron recuperadas por la policía y se convirtieron en evidencia de un crimen.


panorama

Comenta esta noticia

Noticiascol.com tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que publicamos. Lo invitamos a que participe en un debate abierto y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.