El hampa acorrala por agua y tierra a los vecinos de la parroquia Ambrosio de Cabimas

Publicado en » Cabimas, Comunidades
octubre 4, 2016
A las: 5:03 AM

Maracaibo Venezuela 19/11/2014SUCESOSMueren maniatados Jose Luis Luzardo Garcia de 38 años,Dario Jose Rincon Luzardo de 50 años y Jaime Antonio Acebedo a manos del hampa tras ser robados en su lugar de trabajo, Finca San Jose del municipio Chiquinquira.En la foto: Vecinos y CICPC en el lugar de los hechos.

“Tres delincuentes rompieron los barrotes del cercado trasero de mi casa. No pudieron acceder por la puerta, tiene doble seguridad. Estaban borrachos y drogados, vestían bermudas y franelillas, no tenían zapatos y estaban llenos de petróleo. Envenenaron a mi pitbull para que no ladrara”, recordaba una vecina de la parroquia Ambrosio de Cabimas, mientras evocaba el paso del hampa por su residencia.

“La primera vez me golpearon. Se llevaron algunas pertenencias. Pocas de valor, pero al fin y al cabo eran mías. Ya me han robado dos veces”, contó la mujer, quien teme dar su nombre.

Según las estadísticas policiales, Ambrosio, cuya población oscila los 54 mil habitantes, es la zona más azotada por los robaquintas. Le siguen la parroquia Carmen Herrera y San Benito. Los maleantes llegan en motos o lanchas y acorralan a las familias, a los comerciantes y hasta las escuelas. En el colegio Armando Suárez Malavé aún no han podido iniciar el período escolar, se metieron y se llevaron hasta los bolígrafos.

“Si llamamos a la Policía, hacen caso omiso”, denunció otra víctima, a quien ya no le queda ni la valentía de identificarse, los delincuentes la han atracado en cinco oportunidades.

Modalidad

Los denunciantes coinciden en que las bandas actúan en tríos. Ingresan a la vivienda, esperan a que alguien salga al patio, lo encañonan y lo obligan a decir quién falta por llegar. Les envían un mensaje de texto desde el celular de algún pariente para que retornen al hogar. Cuando ya los reúnen a todos en la casa, los amordazan, los llevan a una misma habitación y se llevan todo lo que cabe en las lanchas.

“En otras ocasiones llegan en motos. Cuando aún cierras el portón, el ladrón te sorprende y somete. Eso fue lo que ocurrió con Juan Pablo Ledezma, a quien asesinaron hace poco, diagonal al retén. Ese es el pan de cada día”, denunció Raly Vargas, vecina afectada por la inseguridad.

A los comerciantes de la avenida Andrés Bello los doblegan los extorsionadores. Nadie se salva, por tierra o por Lago, cada familia tiene una historia del hampa y sus secuelas.

Los vecinos solicitan a la Guardia Costera que patrulle las costas que bordean la parroquia. Hasta la fecha, desconocen a cuál cuadrante policial pertenece la zona y a quién acudir.

Las bandas se dividen para atacar. Entre tres abordan a las víctimas, saquean y huyen con el botín

El vecino indeseable

En la zona norte de la parroquia construyeron el Centro de Arrestos Preventivos de Cabimas. La comunidad denuncia que solo basta detenerse 60 minutos cerca del penal para ver actuar a los presos y sus compinches. «Te estacionas en el frente y ves cuántos delitos se cometen en solo una hora. La entrada de prostitutas, armas y cervezas. La estación de gasolina es una bomba de tiempo gracias a los disparos que frecuentemente hacen a diario. No tienen ni hora ni día en específico. Todos los días es una tortura. Exigimos que el proyecto de reubicación se concrete lo más rápido posible”, dijo otra afectada.


laverdad

Comenta esta noticia

Noticiascol.com tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que publicamos. Lo invitamos a que participe en un debate abierto y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.