Azúcares: cómo estás intoxicando a tus hijos sin saberlo

Publicado en » Salud
septiembre 7, 2016
A las: 3:18 PM

Chupetines, caramelos, helados, alfajores y chocolates con sorpresas son la debilidad de los más chiquitos. Entre una porción de torta y un durazno recién sacado del árbol, difícilmente nuestros hijos opten por la fruta.

Los padres lo sabemos: luchar contra el azúcar es una tarea complicada, pero no por eso debemos rendirnos. Los científicos advierten sobre el peligro de las gaseosas azucaradas y los productos dulces procesados, ya que reducen la esperanza de vida de los menores.

Cereales de colores en el desayuno, jugos en cajita para el recreo de la escuela y unas hamburguesas congeladas para solucionar la cena. ¿Te suena conocido? La vida moderna va tan rápido que apenas si tenemos tiempo de resolver las comidas diarias metiendo algo precocinado en el microondas y mandando un paquete de galletitas en la mochila. La prisa y la necesidad de pasar a otro tema, hacen que comamos gran cantidad de productos industriales llenos de azúcar añadido.

En general, escuchamos sobre los peligros de las caries y la obesidad infantil a la hora de consumir golosinas, pero no son los únicos riesgos. Hay enfermedades derivadas de la mala alimentación que provocarán en la generación de niños una esperanza de vida menor a la de los padres y todo a causa de los malos hábitos alimentarios.

“El problema que tenemos es la falta de conciencia crítica y la falta de costumbre de leer e interpretar las etiquetas de los productos. Asociamos el azúcar al que se toma a cucharadas, pero no nos damos cuenta de que existe otro azúcar peligroso que está escondido y disimulado. Incluso los productos que dicen “sin azúcar añadido” son engañosos porque si vemos su composición comprobamos que no es verdad”, dice la doctora María Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Con los malos hábitos que les estamos inculcando a los niños ponemos en riesgo su salud. Hay tipos de obesidad muy dañinos que tienen signos menos evidentes: no se trata sólo de aumentar unos kilos. Además de la tremenda tasa de obesidad infantil, los estudios han demostrado que estos azúcares añadidos aumentan las posibilidades de sufrir síndrome metabólico y enfermedades derivadas como cardiopatías, hipertensión, diabetes y cáncer”, agregó.

¿Alguna vez te preguntaste cuántas cucharadas de azúcar tienen los productos que consumís habitualmente? Una cucharada de kétchup equivale a cuatro cucharas de azúcar y una gaseosa tiene más de 25. LaAsociación Americana del Corazón acaba de publicar el estudio Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children. Allí recomiendan reducir el consumo de azúcar en los niños a menos de 25 gramos diarios: un total de seis cucharitas, como máximo.

“Estamos en un contexto casi de tintes bélicos en el que observamos por una parte a las empresas con intereses económicos en la industria azucarera y de productos procesados, que nos fuerzan a consumir más azúcar a pesar de conocer las enfermedades que vamos a sufrir en un futuro. Y por otra parte, tenemos las administraciones con su política de brazos caídos que no controlan ni legislan para evitar este consumo masivo”, advierte Juan Revenga, Biólogo miembro de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas.

No se trata de entrar en pánico ni de prohibir los helados hasta los 18 años, pero sí de estar atento, de no caer en el engaño publicitario que quiere vendernos juguitos en caja y barras de cereal procesado como si fueran saludables y evitar comprar en las grandes cadenas de supermercados. Cuidar la alimentación de todos los días es una inversión para el futuro. Y vencer el lobby del azúcar, una responsabilidad de todos.


rumbosdigital

Comenta esta noticia

Noticiascol.com tiene el gusto de ofrecerle la oportunidad de compartir información, experiencias y observaciones sobre las noticias que publicamos. Lo invitamos a que participe en un debate abierto y le pedimos que evite el uso de palabras obscenas, frases de odio, comentarios personales y señalamientos que puedan resultar ofensivos. Gracias por ofrecernos sus opiniones.